20160220_003548-004 En el último concierto de En3minutos en El Liceo, todo un clásico de la noche malagueña, el protagonista no fue la banda. Nosotros solo pusimos la música, eso sí, con el sonido y la puesta en escena marca En3minutos. El verdadero show lo montasteis vosotros con vuestra asistencia y con esa marcha contagiosa con la que llenasteis la sala. Fue una satsfacción inmensa veros disfrutar, bailar y cantar con nosotros, uno tras otro, los cuidados temas con los que quisimos agasajaros. De todo corazón  ¡GRACIAS!

josemontoya

Es difícil conseguir una instantánea de José Antonio en un concierto cuando el escenario es pequeño (eso sí, muy, muy coqueto el del pasado viernes en El Liceo). Lo que sí es fácil es dejar que te contagie de los ritmos que crea a golpe de baqueta y pedal. El alma mater de En3minutos estuvo sencillamente impresionante.

carlosCarlos, compositor y guitarrista de En3minutos, comenzó creando un sonido espectacular en la mesa de mezclas. Luego, desde el momento en que las válvulas de su viejo amplificador emitireron la primera nota del concierto, sus riffs, sus imposibles y potentes solos, y su contagiosa marcha invadieron la sala entera. Por si fuera poco, al acabar el concierto, Carlos fue una vez más Charly del Sur. Entró en cabina y nos deleitó con una maravillosa «pinchada» en la que todo cupo: Deep House, Techno, Deep Funk,…

Foto 20-2-16 19 27 52 Dice siempre Aniceto que tocar el bajo en En3minutos es sencillísimo. Solo hay que escuchar y dejarse inundar por la excelente calidad musical,  el potente «beat» y la marchosa vitalidad que irradian Jesús, Carlos y José Antonio. Eso hizo el pasado viernes y las bajas frecuencias de su instrumento se convirtieron en altas dosis de contagioso ritmo que invadió la sala.

Foto 21-2-16 12 58 18

Para redondear una noche fantástica, Jesús, nuestra Voz, nos obsequió con una actuación memorable. Con un impresionante torrente vocal, supo darle a cada tema, y con una perfecta afinación, los matices neceasrios para convertirlos en pequeñas joyas con el marchamo inconfundible de En3minutos.

20160220_003552